No fumar

 

 

El tabaco es la causa de muerte que más se puede prevenir. El fumar puede causar ataques cardiacos, derrame cerebral, enfisema, bronquitis crónica y cáncer del pulmón, de la laringe, de la boca, del esófago, de la vejiga y del páncreas, entre otros.

El consumo del tabaco es la principal causa de muerte prevenible. Cerca de la mitad de las personas que no dejan de fumar morirá a causa del cigarrillo o problemas relacionados. Dejar de fumar es importante para su salud.

Poco después de dejar de fumar, la circulación comienza a mejorar y la presión arterial empieza a retroceder a su estado normal. Su sentido del olfato y del gusto vuelven y empieza a respirar con mayor facilidad. A largo plazo, dejar el tabaco puede ayudarle a vivir más tiempo. Su riesgo de padecer cáncer disminuye cada año que transcurre sin fumar.

Dejarlo no es fácil. Es posible que tenga efectos a corto plazo, como subir de peso, irritabilidad y ansiedad. Algunas personas lo intentan varias veces antes de lograrlo. Existen muchas maneras para dejar de fumar. Algunas personas lo dejan de un momento a otro. Otros aprovechan los beneficios de los manuales paso a paso, la orientación o los medicamentos o productos que ayudan a disminuir la adicción a la nicotina. Algunas personas piensan que el cambio a los cigarrillos electrónicos puede ayudar a dejar de fumar, pero no ha sido comprobado. Su proveedor de salud puede prestarle ayuda para encontrar la mejor manera de dejar de fumar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *